GOU! Ourense 2018 Alta Velocidade

Todo va a estar más cerca para que Ourense llegue más lejos.

Noticias

Inicio

El AVE a Galicia, pendiente de la constitución del nuevo Gobierno

Con las negociaciones entre PSOE y Podemos y el resto de los partidos con los que Pedro Sánchez espera afianzar su posición para dejar de ser presidente en funciones y asumir la jefatura de un gobierno efectivo, se pone sobre la mesa la incógnita de qué pasará con la dirección de las dos empresas públicas de las que depende el futuro tren de alta velocidad a Galicia: Adif y Renfe. De la primera, depende el desarrollo de las obras actualmente en marcha y las que en un futuro supuestamente inmediato deberían comenzar su tramitación. De la segunda, el número y calidad de los trenes que estrenen los servicios de alta velocidad. Ambas decisiones no solo van a depender de las personas que estén al frente de dichas empresas públicas, también de la dirección política que se les imprima desde el Consejo de Ministros.

Comienza el cambio de traviesas, balasto y carril entre Ourense y Taboadela

Las condiciones climáticas adversas no suponen un obstáculo para las empresas ourensanas Copasa y Cosfesa en sus trabajos sobre la línea de ancho convencional entre las estaciones de Ourense y Taboadela, que están aprovechando el corte de las circulaciones ferroviarias para trabajar a tiempo completo, entre otras cosas, en el montaje de las nuevas traviesas para ancho mixto y los carriles de acero. Inicialmente, se montan los carriles para el ancho ibérico, que son los dos extremos, a los que posteriormente será añadido el carril interior, para permitir las circulaciones también de ancho estándar de los trenes de alta velocidad que no pasen por el cambiador de ancho de Taboadela.

Adif realiza las pruebas de fiabilidad con el ERTMS entre Olmedo y Zamora

Tres series de trenes comerciales de Renfe están realizando las pruebas de fiabilidad en los 95 kilómetros del tramo Olmedo-Zamora para implantar en su recorrido el sistema de señalización y comunicaciones ERMTS en su nivel 2, tal como ya opera desde Madrid-Chamartín hasta Olmedo. Tras las pruebas de carácter técnico que ya se llevaron a cabo, la fase actual consiste en el recorrido sistemático por ese tramo con trenes comerciales, para evaluar las características y circunstancias de operatividad tal como sería en plena explotación comercial. No hay una cifra fija de recorridos, pues depende de las circunstancias de cada línea, pero como media, esas circulaciones de prueba suelen suponer alrededor de unos 15.000 kilómetros, antes de finalizar la fase. Eso se traduciría en unos 150 viajes entre ambos puntos de la línea. Para la ejecución de estas pruebas de fiabilidad, el Adif está contando con trenes de tres series diferentes: el Alvia 730, que es el que actualmente circula a diario por ese tramo pues es el que conecta las ciudades gallegas con Madrid, el Avant de la serie 114, que realiza circulaciones habitualmente de media distancia en la línea de alta velocidad entre Madrid y Valladolid y el AVE 102, que habitualmente presta su servicio en varias líneas de alta velocidad, entre ellas la que une las ciudades de Madrid y León. De los tres tipos de trenes, los dos primeros tienen una velocidad máxima autorizada de 250 kilómetros por hora y el tercero, de 330 kilómetros por hora.

El tramo Ourense-Monforte tendrá semáforos led y Asfa Digital

El Consejo de Ministros ha autorizado al Adif la licitación de obras destinadas a modernizar y actualizar los sistemas de señalización, comunicaciones y otros elementos adicionales entre las estaciones de Ourense y Monforte. Las obras, cuyo importe estimado supera los 12 millones de euros (con el IVA incluido), tendrán que ser licitadas por el Adif en las próximas semanas. Con ellas se mejorarán las comunicaciones, con la implantación de un nuevo cableado de fibra óptica de uso exclusivamente ferroviario, sustitución de las luminarias incandescentes de los semáforos por otras de lámparas led, así como las actuales balizas del sistema Asfa por otras de Asfa digital, que permitirá una gestión más eficaz y segura de las circulaciones ferroviarias. Por último, se equiparán los desvíos de las estaciones de Barra de Miño, Os Peares, Santo Estevo y Canabal de nuevos motores y en algunos de ellos, incrementando el número de los mismos.