GOU! Ourense 2018 Alta Velocidade

Todo va a estar más cerca para que Ourense llegue más lejos.

Noticias

Inicio

El tercer carril que permitirá la llegada del AVE a Ourense ya está a las puertas de la estación

Copasa y Cosfesa, que se ocupan de la adaptación de la línea de ancho convencional entre Taboadela y Ourense para que puedan circular por ella trenes de alta velocidad ya ha culminado uno de los hitos más importantes para que se pueda cumplir ese objetivo: la colocación del tercer carril hasta la entrada de la estación de Ourense, donde se desdobla la vía de ancho mixto, con tres carriles en dos vías: una de ancho ibérico para los trenes convencionales tanto de viajeros como de mercancías, y otra de ancho estándar para los trenes de alta velocidad. Esta actuación va a permitir que Ourense pueda tener AVE incluso aunque no estén entregados en plazo los trenes AVRIL de rodadura desplazable sobre los que Talgo ya anunció un retraso de más de un año.

Las constructoras trabajan a contrarreloj para terminar las obras entre Taboadela y Ourense

Copasa, Cosfesa, Taboada y Ramos y Civis Global, las cuatro empresas que conforman las dos UTE que se ocupan de los trabajos de adaptación del tramo de Taboadela a Ourense y las actuaciones complementarias, trabajan a contrarreloj, aprovechando el corte de la línea hasta el próximo 25 de junio, lo que les permite disponer de la infraestructura las 24 horas del día y no solo en franja de horario nocturno como durante el tiempo en el que la línea está en activo. Algunos avances ya son visibles incluso para los ciudadanos que circulan por las carreteras que coinciden con algún tramo de la vía, como es el caso de la que va de San Cibrao a la estación de Taboadela, donde se puede ver el montaje de los pasos elevados en su última fase.

El accidente en La Hiniesta adelanta el corte de la línea para realizar las últimas obras entre Taboadela y Ourense

El accidente ferroviario ocurrido en Zamora, a la altura de la base de montaje de La Hiniesta, va a propiciar que se anticipe el corte de la línea entre Ourense y Zamora, inicialmente previsto para el próximo día 11. Durante estas tres semanas, las empresas constructoras tendrán ocasión de realizar trabajos pendientes como la implantación del tercer carril, sustitución de pasos elevados, sistemas de seguridad, etcétera. Trabajos que ya tendrían que estar terminados el pasado mes de febrero, cuando finalizó el plazo de 12 meses de ejecución de los contratos relativos a los 14 kilómetros de línea de ancho convencional entre Taboadela y la estación de Ourense, para su adaptación al uso de trenes de alta velocidad.

Avanzan las obras en el edificio de viajeros de la estación Porta de Galicia de A Gudiña

La estación Porta de Galicia, de A Gudiña encara el mes de junio con el foco constructivo centrado en el edificio de viajeros, una vez que ya están concluidas las dos vías pasantes, derecha e izquierda, y la vía desviada que acerca los trenes que paran en esta terminal al andén. Además de su función como terminal de pasajeros, la estación cumple también su cometido como puesto de adelantamiento y estacionamiento de trenes, un equipamiento técnico que el Adif reparte por varios puntos de todas las líneas de alta velocidad para que trenes más lentos puedan ser adelantados por otros más rápidos y apartar trenes averiados y estacionar trenes de mantenimiento y servicio durante el día mientras estén realizando trabajos en la línea por la noche, en lo que se denomina banda de mantenimiento.

La catenaria ya está tendida en más de 50 kilómetros de la vía derecha en el tramo Pedralba-Taboadela

Adif encara el mes de junio con más del cincuenta por ciento de la catenaria instalada en la vía derecha entre Pedralba de la Pradería y Taboadela. En la vía izquierda, continúan las obras de montaje de vía, cuya previsión es concluir en este mes. Las obras avanzan según el nuevo calendario previsto, aunque ello supone que llevan ya más de cinco meses de retraso sobre el compromiso adquirido por Fomento y es previsible que ese retraso se extienda hasta el mes de septiembre.

Tres pasos elevados de la antigua línea de Zamora fueron demolidos para poder adaptar el tramo Taboadela-Ourense al AVE

La línea de Zamora a Ourense fue la gran infraestructura ferroviaria gallega del siglo XX. Su conservación ha quedado supeditada a la nueva línea de alta velocidad que desarrollará provisionalmente el acceso a Ourense por los últimos 13 kilómetros de la línea de Zamora, entre Taboadela y la estación de Ourense Empalme. La adaptación de este tramo final supuso la demolición de tres pequeños pasos elevados, de piedra y sencilla factura pero muy en la línea con la arquitectura de su época, que se hizo muy presente en este trazado ferroviario, tanto en edificios de estaciones, de estilo regionalista, como en modernos viaductos de hormigón armado, como el del Miño. Esta actuación, que se produjo como consecuencia del enorme retraso que registraron las obras durante el ministerio de Ana Pastor, denota la necesidad de una protección sobre la línea y sus elementos, actualmente desprovistos de declaración de bien de interés cultural, como sucede en otras líneas, o de bien del patrimonio industrial.