GOU! Ourense 2018 Alta Velocidade

Todo va a estar más cerca para que Ourense llegue más lejos.

Noticias

Inicio

Renfe pretende poner fin al tren nocturno con Madrid con la llegada del AVE a Galicia (compartir)

Todo Noticias
Renfe pretende poner fin al tren nocturno con Madrid con la llegada del AVE a Galicia
El Tren Hotel en la estación de Ourense Empalme.
Desde 2013 Renfe Operadora ha ido reduciendo servicios en el tren hotel y lo ha desviado por el itinerario más largo, el que utilizaban los trenes antes de la inauguración de la línea de Zamora en 1957.

En menos de cuatro años el tren más confortable de cuantos circulaban por la red gallega ha perdido el servicio de restaurante, dos coches de literas (llamadas camas de clase turista),  24 plazas sentadas de clase turista y ahora los dos coches de camas de clase preferente que recortan otras veinte plazas en el tren nocturno que desde hace algo más de un año ha dejado de circular por la vía de Zamora para hacerlo por la de Monforte y León, como hacían los trenes gallegos que iban a Madrid hace sesenta años. La intención de Renfe Operadora es desviar los viajeros hacia los trenes diurnos.

Cuando inició su vida activa como tren hotel en enero de 1999, el Rías Gallegas era el tren más confortable y con más servicios de todos cuantos operaban en Galicia. Sustituía al expreso del mismo nombre que salía con sendas ramas desde A Coruña y Vigo, tiempo después lo haría desde Pontevedra, y que se unían en Ourense empalme para continuar a Madrid por la vía de Zamora. El tren llevaba plazas sentadas de clase turista, y coches con camas turista, en departamentos de cuatro literas, camas de clase preferente y los de gran clase, que además de incorporar cuarto de baño completo en sus departamentos, llevaban incluido en el precio del billete el desayuno y la cena. Porque otro de los servicios que había recuperado el Tren Hotel era restaurante-cafetería, con cenas y desayunos a bordo.

El concepto del tren hotel iba más allá. El tren, que llegaba a su destino a las siete y media de la mañana, prolongaba su estancia en el andén de la estación para que aquellos viajeros que no estaban apremiados por el tiempo, pudiesen desayunar plácidamente, leyendo los periódicos del día, recoger luego su equipaje y desembarcar sin prisa a las ocho de la mañana.

El tren hotel competía en confort y precio con el primer avión de la mañana. Los gallegos llegaban antes en tren que en avión y por un importe menor podían viajar en gran clase con la cena y el desayuno incluidos y se ahorraban el enojoso desplazamiento desde Barajas hasta el centro de la ciudad.

¿Dónde ha quedado aquel magnífico tren? Lo primero que desapareció fue el desayuno con el tren parado en el andén. En diciembre de 2013 se eliminó el servicio de restaurante, suprimiendo así las cenas y desayunos. A cambio quedó un modesto puesto de cafetería en cada una de las ramas que se unían o se separaban en Ourense. En enero de 2015, acortaron esas ramas, quitándole un coche de camas turista y 12 plazas sentadas a cada una de ellas y se suprimió el servicio los sábados. En 2016, con el fin de crear un único tren nocturno en la relación Galicia Madrid, Ourense dejó de ser el punto de encuentro entre las ramas de A Coruña-Santiago y Pontevedra-Vigo, que se desplazó a Monforte. El objetivo, fusionar la rama Rías Altas con el Atlántico procedente de Ferrol, que circulaba por la línea de Betanzos-Lugo-Monforte, suprimiendo así el servicio de este tren en Santiago, Lalín y O Carballiño. El nuevo Rías Gallegas, abandona su recorrido iniciado en 1957, hace sesenta años, por A Gudiña, Puebla de Sanabria y Zamora, que también pierden el servicio que les permitía llegar a Madrid a las siete y media de la mañana.

Por último, ahora desaparece la clase preferente y con ella 20 plazas menos para viajar en el tren nocturno a Madrid. Aunque Renfe justifica esta rebaja de su oferta nocturna en que a cambio ha incrementado las diurnas con los seis trenes que cada día pasan por la estación de Ourense Empalme con destino u origen en Madrid y que esta reducción es flexible, condicionada al flujo de viajeros, hace ya años que en períodos punta como son las vísperas de vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano, el tren no amplía su oferta pese a que en ocasiones se llena con más de quince días de antelación a la fecha de salida.

 

En 2016 batió el récord de ser el tren nocturno con los billetes más caros de Europa. Hoy día, el billete más barato en cama gran clase cuesta alrededor de 125 euros desde Vigo a Madrid, frente a los 116 euros que cuesta, en la misma clase, hacer el viaje entre Vigo y Barcelona.